Carpintería: Cómo Quitar Manchas en Muebles de Madera

Written by administrador on enero 22nd, 2012. Posted in Carpintería, Ebanistería

Recuperación de muebles manchados

 

 

Los productos o sustancias con los que pueden resultar afectados o manchados nuestros muebles pueden ser variados. Aquí les contaremos de las diferentes soluciones de acuerdo al producto que ocasionó la mancha.

Comenzaremos por las manchas de tinta. Este tipo de mancha debe ser tratado, en primera instancia, aplicando un papel secante, para luego aplicar alcohol de quemar. Generalmente con esto la mancha de tinta desaparece. De caso contrario, se deberá lijar y volver a aplicar cera.

Seguimos con las manchas de grasa sobre superficies enceradas. El primer paso es aplicar una tela húmeda de aguarrás. A su vez, también puedes usar una tela mojada levemente humedecida en amoníaco, aplicándola rápidamente y secándola sin demora.

Otra posible mancha es la de un cigarrillo, habitual en casas de fumadores. Ésta es una mancha fácil de quitar: debes frotar con aceite de oliva y ceniza de cigarrillo la mancha, en el sentido de la veta de la madera, limpiando después con un trapo seco.

Otros tipos de manchas

Otro tipo de mancha habitual es la de restos de vela. Para ello, el tratamiento es el de calentar la cera y esparcirla con un trapo húmedo de aguarrás.

Para manchas de óxido, el tratamiento es con un algodón húmedo de agua oxigenada, pasando Lugo un poco de agua tibia con amoníaco.

En el caso de manchas de tipo blanquecinas, se debe utilizar nogalina. Esta sustancia debe ser diluida en agua, determinando el rebaje el tono del color que se busca. Luego se debe dejar secar y frotar con un estropajo, y volver a encerar.

Por último, aquellas manchas ocasionadas por pegatinas, deben ser tratadas con aguarrás o amoníaco, frotando hasta eliminarla y finalizando con la aplicación de un limpia-cristales.

Carpintería – Tema: Colocar una Ventana

Written by administrador on enero 22nd, 2012. Posted in Carpintería

Desmontaje de la ventana

 

La colocación de una ventana comienza para desmontar la que ya está colocada. Para ello, la primera instancia es la del destornillamiento de todos los tornillos y goznes, comenzando por los que se encuentren en la parte baja, hasta llegar a la parte más alta de la ventana. Posteriormente, se desmontan las hojas de la ventana.

En relación al marco, la forma de quitarlo dependerá de la forma en que haya sido fijado. Si fue fijado mediante pasadores y tornillos, se deberá utilizar una sierra de metales para serrar dichas fijaciones. Si el marco es metálico, se podrá quitar fácilmente con un destornillador. De otra manera, si el marco es de madera, con maza y martillo, se desprenden las fijaciones, primero el marco y luego el yeso.

Pasos para la colocación de la nueva ventana

Previo a la colocación de la nueva ventana, los marcos y las hojas, se debe buscar la mejor fijación de la ventana a la pared. Para ello se deberán verificar los aplomos, los niveles, la horizontalidad y los ángulos rectos, de las paredes internas de la abertura.

El fijado del marco a la pared puede hacerse de diferentes maneras. Primero, ésta se puede realizar mediante el uso de tuercas y tornillos, junto a pasadores especiales. Al atornillarse, el tornillo, dentro de una pieza cónica, genera que ésta se pieza ensanche, sujetando así a la ventana.

La segunda opción es la del sellado. Son patas de sellado que van atornilladas la durmiente de la pared, dobladas en un ángulo recto, y selladas con mortero especial para estos casos o cemento rápido.

Sea cual sea la forma de fijación del marco utilizada, se debe realizar una limpieza general, colocando, posteriormente, masilla sobre toda la superficie donde se colocará la ventana. Para general un espacio uniforme entre el marco y la pared, es aconsejable la colocación de cuñas de madera, para apoyar la ventana. Por último, la colocación de la ventana, buscando la horizontalidad.

Pintura – Tema: Cómo Lijar Las Ventanas de Casa

Written by administrador on enero 22nd, 2012. Posted in Carpintería, Ebanistería, Pintura

Recupere y conserve las ventanas de su casa

 

Con el tiempo es habitual que se dañen y se deterioren diferentes elementos de nuestro hogar y las ventanas no son la excepción. En este caso, la solución está en nuestras manos, sin tener la necesidad de gastar dinero ni contratar a alguien.

En el caso de las ventanas de madera, podemos encontrar una solución óptima sin que sea muy difícil, dado que con el paso del tiempo y con los fríos, es habitual que se deterioren. En primera instancia lo que se debe hacer es sacar las hojas de la ventana y colocarlas sobre una mesa grande y cómoda o sobre un par de caballetes para poder trabajar con soltura.

El segundo paso es realizar una buena limpieza con lejía jabonosa, de las superficies se pretenden barnizar. Luego se debe realizar la lija del barniz anterior. En este punto se debe evaluar el estado de la madera. Si no existen daños o marcas gruesas, alcanza con la realización de un lijado rápido y no profundo.

Pasos para el lijado correcto

Si los daños o las marcas sobre las superficies de la ventana de madera son muy gruesos, se recomienda trabajar sobre los caballetes, para hacerlo de una manera más cómoda. Se recomienda utilizar una lijadora delta con un granulado medio.

Luego de realizar una limpieza de todo el polvo y los restos de la lijada, se debe barnizar las ventanas. Para este caso se recomienda el uso de un pincel de tamaño medio, redondo.

Luego de haber barnizado por primera vez, lo que se debe hacer es esperar a que esté todo seco, y realizar un lijado ligero, con un granulado fino, entre 180 y 240. Luego de este paso, se debe aplicar una nueva capa de barniz, y está todo listo.

Carpintería – Tema: Puertas Correderas

Written by administrador on enero 22nd, 2012. Posted in Carpintería

Carpintería

 

Tema:

Puertas Correderas

Con  el gran invento de la puerta corredera os ayudaremos tanto a decorar vuestro piso con sus múltiples opciones de materiales de colores y de formas como a ahorrar algo de espacio al ocultarse la puerta en la pared en vez de abatirse por la habitación.

Para poner una puerta corredera existen dos métodos: 1º guía exterior y 2º empotrada.

La opción de gua exterior es la mas sencilla de instalar ya que solo ay que colocar la guía por fuera de la pared junto a la puerta, con lo que nos evitamos las obras, como contrapunto tiene que no podremos colocar nada en la pared bajo la guía ya que es un hueco reservado para el deslizamiento de la puerta.

La otra opción, empotrada es mas estética y podremos utilizar las paredes por donde pasa la puerta ya que va por el interior, la pega es tener que meternos en obra. 

Dentro de estas dos opciones podemos luego escoger varios tipos de diseño como:

- Una sola puerta que se deslice.

- Dos puertas, se abren en la misma guía pero en sentidos opuestos así cuando se cierran se quedan enfrentadas.

- Puertas paralelas, se abren y cierran en la misma dirección y sentido pero una llega hasta la mitad y la otra cierra por completo el hueco de la puerta.

- Contiguas, son dos puertas independientes que se abren hacia espacios contrapuestos que van en la misma guía.

Una vez decidido el método de apertura y la forma de cierre ya solo nos queda elegir el material y el color, en cuanto a materiales tenemos diversas opciones, tanto en vidrio como en vidrio con marco, de madera de aluminio de pvc, rústicas de pladur etc.
Si elegimos una opción no transparente también tendremos que elegir el color que normalmente pondremos el de la habitación o el de madera dejarlo en ese estilo.

Carpintería – Tema: Empotrar una Cerradura en una Puerta

Written by administrador on enero 18th, 2012. Posted in Carpintería

 

Cómo Empotrar una Cerradura

Veamos cómo debemos colocar una cerradura para empotrar.

¿A qué altura colocarla?: antes de hacer cualquier agujero tomaremos la medida de donde colocar la cerradura. Normalmente la manivela o pomo está a 1,05 m del suelo. Colocaremos la cerradura contra una de las caras de la puerta y a la altura correspondiente. Con un lápiz marcaremos el margen superior e inferior y con una escuadra traspasaremos estas medidas al canto de la puerta.

El eje de fijación: con la ayuda de un gramil marcaremos el centro del canto de la puerta. Colocaremos la cerradura sobre el trazado, lo centraremos en altura y marcaremos su contorno. Ya tenemos la medida que nos ocupará la cerradura.

La perforación: con el taladro y una broca de pala de un diámetro similar a la anchura de la cerradura realizaremos diversos agujeros a lo largo del espacio que ocupará. La profundidad de los agujeros, que previamente habremos tomado, la delimitaremos con la guía de profundidad del taladro.

El acabado: una vez hecho el agujero eliminaremos los restos con un formón dejándolo totalmente liso para empotrar la cerradura sin dificultades. A medida que lo vamos “limpiando” iremos comprobando cuanto hemos de rebajar para que no nos baile la cerradura.

El cabezal: cuando hayamos colocado la cerradura, marcaremos el contorno del cabezal para rebajarlo posteriormente con un formón y que quede totalmente empotrado en el canto de la puerta.

htttp://www.repararyarreglar.com

Carpintería – Tema: Reparación de Puertas Correderas

Written by administrador on enero 18th, 2012. Posted in Carpintería

Carpintería

 

Reparación de Puertas Correderas

 

En la medida en que se fueron reduciendo los ambientes, las aberturas, también tuvieron que adecuarse a las nuevas dimensiones. Sería imposible poner en un departamento de los actuales una puerta con banderola de 2,80m ya que el cielorraso andará rozando esa altura. En cuanto al ancho de una puerta cuando supera los 80cm ya empieza a dar problemas por el radio de giro. Ese espacio estará destinado a que la puerta se abra cómodamente y no puede ser ocupado por muebles ni objetos que interrumpan su desplazamiento. Arquitectos y constructores saben bien de las dificultades que pueden surgir en este sentido.

Una forma de ganar espacio, sobre todo en las contracciones económicas. Reducidas, es emplear puertas corredizas.

Colocación de las puertas corredizas

Si bien este no es el motivo del presente artículo, hay que decir que la colocación de puertas corredizas en una construcción nueva no ofrece dificultad más allá de buena nivelación y aplomado del marco. Hay que ser cuidadoso al amurarlo no escatimándole cemento igual que al revocar el cajón de desplazamiento. La mezcla que caiga en el interior debe ser quitada inmediatamente porque puede producir atascamiento de la puerta.

En el caso de reemplazar una puerta vieja antes de iniciar la obra hay que tomar bien las medidas ya que las puertas corredizas ocupan como mínimo el doble del ancho de la hoja.

En cuanto al espesor las medidas estándar son: 10 o 15cm para adecuarse al tipo de ladrillo que tiene la pared. El detalle a tener en cuenta es que habrá que demoler un trozo de pared suficiente para emplazar la puerta con su corredera. Si este espacio está disponible hay que ver qué hay detrás. En el caso de los baños la realización suele ser dificultosa por la presencia de caños de agua o desagote, la bañera o cualquier otro artefacto que justo “caen” en donde hay que hacer el hueco. Todo tiene arreglo pero este detalle hay que contemplarlo antes de comenzar la obra o comprar la corrediza que nos gusta.

Funcionamiento de las puertas corredizas

Por lo general estas puertas funcionan suspendidas del marco. Una guía de chapa muy firme es la pista de rodamiento de un grupo variable de ruedas a bolilla.

Para mantener la puerta en línea y que no se bambolee, en el interior del cajón de desplazamiento algunas traen soldado un monorriel a nivel del piso donde calza una ranura que lleva la hoja por la parte inferior. Otras no traen nada traen nada y se guían sólo con la corredera superior. Éstas a veces se rayan por rozamiento con los laterales del marco.

A1 cerrar la puerta el borde se mete en una moldura con forma de U de profundidad suficiente para contener el paso de aire y luz.

Por lo general el herraje consta de una cerradura sin picaporte y una llave pequeña.

En algunos modelos hay un tirador plegadizo que permite iniciar el movimiento de la puerta cuando ha quedado totalmente abierta, y por lo tanto, oculta en el cajón.

Mantenimiento de las puertas corredizas

Si la colocación está bien realizada, por mucho tiempo no tendremos que preocuparnos. El uso y la suciedad, a la larga, hacen de las suyas, y algún día tendremos que limpiar y engrasar.

Otro problema surge cuando la puerta se traba en el carril a raíz de un golpe o un levantamiento involuntario al accionarla. Lo mejor que se puede hacer cuando empieza a traquetear y a moverse con dificultad, como si se enganchara, es desarmar. Para esta primera operación nos basta un destornillador. En la parte superior del marco se encontrará, sujeta con un par de tornillos, una falsa moldura. La sacamos y’ vemos que la puerta está colgada de dos tornillos que hacia arriba se meten en una ranura de chapa y hacia abajo terminan en una tuerca muy ajustada contra la madera. Con una llave de la medida se afloja un par de vueltas y el tornillo queda desbloqueado. Con los dedos o con una pinza de punta se gira el tornillo en el sentido contrario a las agujas del reloj hasta que se separe de la puerta. Al quitar los dos tornillos, la puerta quedará libre y llevándola hasta la posición de cerrada, veremos que se puede sacar.

Los dos tornillos se llevan hasta el extremo y por la separación que hay entre el riel y la moldura saldrán los rodamientos. Si están sanos se lavan con kerosén o aguarrás y un pincel de cerdas cortas. Luego se secan con un trapo limpio y se lubrican con un poquito de grasa para cojinetes o unas gotas de aceite mineral.

El riel suele juntar polvo y conviene limpiarlo con un trapito humedecido en cualquiera de los solventes indicados. Un poquito de grasa suavizará el rodamiento y atenuará el ruido.

Antes de volver la puerta a su sitio conviene pasar una escoba por el interior del cajón y dejar limpio el riel inferior:

Para armar se enhebran los rodamientos y luego se presenta la puerta en su sitio. Conviene ponerle una tablita fina o cartón en 1a parte de abajo para que se aproxime a la posición donde quedará definitivamente. Cuando la fuerza de los tornillos comience a despegarla del piso será suficiente. Para que los tornillos no se muevan de ese punto se los sujeta con la pinza y se ajusta la contratuerca con la llave. Es importante que la separación del suelo sea la mínima necesaria como para que la puerta se deslice sin roce, y también que mantenga el nivel, de lo contrario tenderá a abrirse o cerrarse sola.

En caso de necesidad, aflojar las contratuercas y calibrar los tornillos hasta lograr el efecto deseado.

Y a propósito de la llave lo mejor es no dejarla en la puerta, sobre todo en la del baño, porque a veces pueden quedarse encerrados.

Los rodamientos de mala calidad suelen desgranarse y en ese caso el único remedio es cambiarlos. Si lleva la muestra será más fácil encontrar el repuesto adecuado y el ferretero se lo agradecerá.

Por último, la cerradura no necesitan ningún cuidado especial, a lo sumo una gotita de aceite en las mordazas y girar varias veces la llave para suavizar el mecanismo.

Con este mantenimiento, por mucho tiempo el funcionamiento será suave y silencioso.

http://www.repararyarreglar.com

Carpintería – Tema: Los Pisos Flotantes se Pueden Colocar de dos Maneras

Written by administrador on enero 18th, 2012. Posted in Carpintería

Carpintería

Los pisos flotantes se pueden colocar de dos maneras:

 

  Instalación mediante ENCOLADO

Las tablas del piso flotante se encolan entre sí. Es indispensable el uso de crickets.

  Instalación con CLICKEADO

Las tablas se encastran así que no es necesario encolarlas. Este modo de instalación es mucho más rápido que el encolado y permite su desarmado en caso que sea necesario.


Condiciones generales para colocar cualquier un piso flotante:

  • La humedad de la carpeta no debe superar el 2%.
  • La carpeta debe estar totalmente limpia de suciedad, pegotes y polvos.
  • No debe haber vidrios, cortinas de enrollar y puertas colocadas sobre la superficie.
  • Una mano de pintura aplicada sobre la superficie.
  • Los encuentros con otro revestimiento de piso deben estar correctamente nivelados según el nivel que va a alcanzar el piso terminado.
  • Las juntas de dilatación contra otros pisos deben estar cubiertas con perfiles de separación.
  • Los perfiles en baños y cocinas deberán estar sellados con un producto elástico para evitar que al ser higienizados el agua avance sobre el piso flotante provocando deformaciones del piso.

Detalles de colocación

  1. ¿Qué preparación previa necesita un subsuelo mineral?

Uso de capas base: en caso de tener subsuelos minerales es necesario poner una lámina de PE hermética a la difusión de 0,2 mm como mínimo para aislar contra la humedad y cerrar el paso al vapor.

  1. ¿Qué preparación previa se necesita en un suelo con calefacción?

Es necesario poner una lámina de PE hermética a la difusión de 0,2 mm como mínimo para aislar contra la humedad y cerrar el paso al vapor.

  1. ¿Qué condiciones necesita un suelo sometido a grandes cambios de temperatura?

Subsuelos adyacentes a la tierra o que están sometidos a fluctuaciones grandes de la temperatura requieren como barrera para el vapor de una lámina de PE de 1,2 mm, por ej. en jardines de invierno, recintos sin sótanos o sin calefacción, corredores etc.

  1. ¿Es necesario algo especial para preparar un suelo contra los ruidos?

Para el aislamiento del ruido de pisadas y el aislamiento térmico se colocan capas base de espuma de PE, fieltro esponjoso.

  1. Junturas de dilatación.

Los pisos de KRONOTEX son un producto natural: tiene las propiedades de un material natural, dilatan hacia todos los lados o se contraen. Por eso se deja en todas las paredes y elementos que sobresalen del suelo (tubos, conductos, columnas, separadores de ambiente etc.) una junta de dilatación de 10 mm por lo menos o de 1,5 mm por metro lineal, la que es fijada por distanciadores, los que se sacan después de la colocación. En recintos que en dirección longitudinal de las paneles miden más de 12 m y/o en dirección transversal más de 8 m es necesario emplear un perfil de dilatación de 10 mm como mínimo o de 1,5 mm por metro lineal. Esto es válido también para orificios de puertas, pasadas a habitaciones y ángulos de corredores.

  1. Retirar la lengüeta de los paneles en el área de los perfiles de dilatación para obtener suficiente espacio de movimiento.
  2. Zócalos

En ningún momento y en ningún lugar deberá dejarse de aplicar la colocación flotante. Los listones de zócalo deben ser fijados solamente a la pared.

  1. Recubrimiento de la juntura de dilatación

Después de terminada la colocación, las junturas de dilatación y los pasos a otros revestimientos del suelo con la misma altura o con altura diferente son recubiertos armónicamente con ayuda de un listón/tabla.


Consejos:

Prender la calefacción por losa o piso radiante una semana antes de instalar el piso para evaporar el resto de humedad contenido en la carpeta.

Calcular las medidas de los marcos para permitir pasar libremente el piso flotante. Si la medida de los marcos no es la adecuada no hay espacio para la dilatación del material y se corre el riesgo de englobamiento por cambio del equilibrio higroscópico -humedad ambiente-. Si los marcos -de metal o madera- no tienen la medida adecuada, es necesario cortarlos.

http://www.repararyarreglar.com

Carpintería – Tema: Instalar Puertas Correderas I

Written by administrador on enero 18th, 2012. Posted in Carpintería

Carpintería

 

Instalar Puertas Correderas I

En este caso se trata de puertas cuya instalación corre a cargo de los profesionales, pero también existen sistemas para instalar uno mismo de forma bastante sencilla. Incluso se puede transformar una puerta que tengamos en corredera, o utilizar un tablero con grosor y consistencia suficiente para cerrar un armario empotrado o un hueco en la pared.

Para colocar una puerta con un sistema corredero necesitaremos disponer de un carril, que va a la pared y por lo general se coloca en la parte superior del vano, y un juego de rodamientos, que se colocan en el canto superior de la puerta corredera en sí. Si lo que vamos a cerrar es un armario, entonces es mejor colocar dos carriles o perfiles (en la parte superior y el suelo) para que la puerta, que por lo general es un tablero de aglomerado y no pesa lo suficiente como para mantenerse estable, quede bien sujeta. En este caso, en el canto inferior de la hoja se colocarán los rodamientos, mientras que en el superior van unas piezas llamadas guiadores. Todos estos componentes se venden en kits en ferreterías, centros de bricolaje y tiendas de armarios. Algunas firmas comercializan el kit completo, incluyendo las puertas y con raíles superior inferior, y guías para ambos cantos.

Las puertas de paso son algo más complicadas, ya que pesan bastante más. Además, en el suelo no se suelen instalar carriles porque quedan antiestéticos y pueden resultar incómodos (es fácil tropezarse en ellos). Por esta razón existen sistemas de carriles superiores, con los que podemos adaptar las puertas existentes. Otra opción es colocar puertas de cristal; hay sistemas baratos y fáciles de poner. Es tan sencillo como comprar el cristal templado (mejor al ácido, aunque si sale muy caro se puede cubrir con un plástico autoadhesivo por una de sus caras), pedir que nos lo taladren para poner el tirador y los rodamientos superiores, y colocarlo en las guías previamente sujetas a la pared.

Las puertas correderas de este tipo son económicas, fáciles de instalar y muy decorativas, pero también tienen sus inconvenientes: no son nada aislantes y dejan pasar los ruidos y las corrientes de aire (podemos colocar tiras de goma en el hueco entre ellas y la pared, pero quedarán visibles), y además necesitan un espacio libre en la pared contigua para situarse cuando estén abiertas. Esto no ocurre con las empotradas. Éstas, por su parte, son mucho más complicadas de instalar; es mejor que lo hagan profesionales.

Si las puertas correderas las vamos a instalar en un armario, además de las muchas opciones para escoger (tableros de aglomerado melaminado canteados, madera maciza, madera chapada…), para abaratar costes podemos escoger tableros de contrachapado y pintarlos nosotros mismos con selladora y esmalte acrílico. Pero si queremos ahorrar tiempo, hay una estupenda solución: forrarlos con plásticos o papeles metalizados autoadhesivos o decorarlos (una vez pintados) con vinilos decorativos. Las opciones son muchísimas…

http://www.repararyarreglar.com

Carpintería – Tema: Instalación de Puertas Correderas

Written by administrador on enero 15th, 2012. Posted in Carpintería

Carpintería

 

Instalación de Puertas correderas

Las puertas correderas son una magnífica solución para ahorrar espacio, comunicar estancias, ocultar pasos… En el mercado podemos encontrar diferentes tipos entre los que podremos elegir en función de nuestra necesidad.

Las puertas correderas se presentan mediante dos sistemas de sujeción:

Guía exterior

Se trata de una puerta que se desliza por una guía colocada en la parte superior y exterior del tabique. Es una solución rápida y económica, ya que permite su instalación sin necesidad de obras, ni siquiera es indispensable el cambio de puerta, una convencional puede adaptarse a corredera mediante este sistema. Tiene la desventaja de que es necesario conservar vacío de muebles el espacio que ocupará la puerta cuando esté abierta.

Corredera empotrada

La puerta queda oculta entre dos tabiques una vez abierta. Tiene la ventaja de que no necesitamos conservar un espacio de pared vacío para permitir su apertura.

Las guías por las que se desliza quedan ocultas entre los tabiques, por esta razón tiene el inconveniente de que si se estropeara, habría que derribar el tabique para acceder a su reparación.

Dentro de este tipo de puertas, existen diferentes estéticas:

Una sola puerta

Una puerta sencilla se oculta entre el hueco existente entre dos tabiques, o se apoya sobre la pared a través de la guía. Este sistema es recomendable para cerrar estancias donde el espacio es de vital importancia.

Doble puerta

Dos puertas correderas, que se esconden una a cada lado del hueco de paso, entre dos tabiques, o sobre cada uno de ellos, en el caso de que sea con guía exterior. Ideal para separar dos ambientes que en ocasiones conviene que permanezcan unidos, como el salón del comedor o la cocina del office.

Dos puertas paralelas

Las dos puertas se alojan en un mismo hueco de tabique, este sistema, igual que el anterior, es recomendable para crear en función de nuestras necesidades, uno o dos ambientes.

Puertas contiguas

Dos puertas independientes, que se alojan en un mismo hueco de tabique de forma contrapuesta. Una forma práctica de cerrar estancias contiguas, reduciendo a uno, el hueco necesario para ocultar las dos puertas.

El peso debe ser un factor fundamental a la hora de decidirnos por un tipo u otro de puerta corredera. Si la puerta es demasiado grande, puede exceder el peso que una guía puede soportar. Cuando el espacio de paso sea superior a un metro, es preferible optar por un modelo que incluya dos puertas.

 

En lo que respecta a la estética, este tipo de puerta se puede adaptar a cualquiera que sea el estilo que domine nuestro espacio, ya que se fabrican en los mismos materiales que una puerta convencional, madera, vidrio, aluminio…

Herrajes para puertas correderas

Actualmente, el campo de los herrajes para puertas correderas se ha ampliado considerablemente con nuevos sistemas y accesorios. Además, estos sistemas tienen la ventaja de que se venden en kit (en buenas ferreterías y algunos centros de bricolaje), con lo que incluso pueden ser instalados por “manitas” habilidosos y con algo de experiencia en los trabajos caseros. Son elementos especiales para puertas de cristal y madera, con la ventaja de que soportan pesos de hasta 100 kg y que cuentan con sistema de amortiguación.

Una de las modalidades de los nuevos sistemas son los que presentan los herrajes por el exterior de la puerta, de forma que quedan vistos. Son los más sencillos de colocar, adecuados para ambientes de tipo industrial y contemporáneo. Soportan pesos de puerta de entre 40 y 75 kg, y pueden colocarse en pared o techo, tanto para puertas de cristal como de madera.

 

Pero si hay una novedad interesante, es la de los sistemas con carriles que se encastran a la parte posterior de las hojas de las puertas, de forma que éstas se deslizan por los raíles fijados a la pared sin herrajes visibles. Estos sistemas soportan hasta 100 kg de peso por hoja, y también existen opciones para puertas de cristal.

http://www.repararyarreglar.com

Carpintería – Tema: Cómo Reparar Ventanas de Madera

Written by administrador on enero 15th, 2012. Posted in Carpintería

Carpintería

Cómo Reparar Ventanas de Madera

Posibles daños en la madera

 

Los daños habituales que se dan en la madera pueden ser la pudrición, si ésta no cuenta con un buen lacado previo; el deterioro de las guarniciones y los quiebres en la masilla.

Todas estas posibles circunstancias pueden evitarse con un mantenimiento y un cuidado apropiado de la madera. Sin embargo, se observa que algo de esto le está ocurriendo a las ventanas de madera de su hogar, aún puede recuperarlas.

Comenzaremos por lo primero, aconsejando sobre cómo recuperar los marcos podridos de madera. Los pasos a dar son los siguientes: retirar los marcos podridos, colocando tacos en ese lugar.

Luego, quitar cuidadosamente los restos de madera podrida que haya en las juntas, verificando que los tacos se preserven de buena manera.

Las juntas dañadas o deterioradas, habitualmente se ensanchan hacia la madera aun sana; debes recuperarla con masilla, pegando nuevamente las piezas de madera que permanezcan bien. Por otro lado, también debes quitar la masilla seca, al igual que cualquier resto de pintura. Luego, aplicar pintura protectora en las piezas horizontales y verticales del marco. Para los cristales, la masilla adecuada es la de aceite de linaza; luego, con la masilla completamente seca, lacar la madera, siendo esto muy importante para su futuro mantenimiento.

Daños de humedad y en las guarniciones

Los problemas habituales en las guarniciones en ventanas de madera son la salida de los tornillos que las fijan a la madera. Para recuperar este daño, lo primero es retirar estos tornillos, así como todo dejo de metal o laca que haya en la madera. Una primera solución es la de colocar tornillos más largos, pero ésta no siempre es la mejor.

Una buena opción es realizar nuevos orificio, rellenando los anteriores con masilla o con tacos de madera, luego de haberlos curados con el taladro. Posteriormente, hacer nuevos orificios en zonas donde la madera permanezca sana.

Para el deterioro de la madera a causa de la lluvia, se debe separar la para de madera del marco, usando una sierra de puntas. Luego, se limpian los bordes usando un formón. Con una pata nueva, del mismo tamaño que la anterior y cepillada correctamente, se coloca en su lugar, lijando y aplicando masilla reparadora o cola impermeable. Por último, luego de secado, debes tapar con cola de cierre, que permita la pintura y que cuente con elasticidad permanente, en toda raja u orificio que haya quedado.

http://www.repararyarreglar.com