Pintura – Cómo se Prepara una Pared Para Pintar

Written by administrador on abril 3rd, 2012. Posted in Pintura

Preparar Pared Para Pintar

A veces nos vemos ante la necesidad de pintar una pared, porque se encuentra desgastada la pintura, o simplemente porque queremos decorar de una forma diferente un determinado ambiente de nuestro hogar. En este video podrás aprender a preparar una pared para pintarla.

Pintar una pared puede ser considerada una actividad muy simple y trivial. Sin embargo, para dejarla lista para ser pintada es necesario realizar algunos pasos previos.

Para preparar una pared para pintarla necesitamos los siguientes materiales:

  • Una esponja
  • Detergente
  • Cinta de ¾ de pulgada

La preparación de la pared antes de pintarla implica el siguiente procedimiento:

  • Paso 1: Quitar todas las tapaderas que existan en la pared (interruptores, enchufes).
  • Paso 2: Colocar cinta sobre los interruptores y enchufes, para evitar que les caiga pintura.
  • Paso 3: Proteger todas las superficies que no pintaremos que se encuentren aledañas a la pared que vamos a pintar.
  • Paso 4: Con ayuda de la esponja y del detergente, es necesario limpiar las paredes que vamos a pintar. Este paso se realiza para quitar el polvo o material pegado que pueda tener la pared.
  • Paso 5: Luego de limpiar con la esponja y el detergente hay que esperar hasta que la pared esté seca.

De esta forma la pared se encuentra lista para ser pintada. Si quieres pintar de un color muy diferente al que había anteriormente, quizás sea necesario pasar unas 2 o 3 manos de pintura.

Pintura – Tema: Cómo Impermeabilizar tu Casa

Written by administrador on febrero 24th, 2012. Posted in Pintura, Pintura

Cómo Impermeabilizar tu Casa

Antes de la temporada de lluvias y con tiempo suficiente  se debe acometer esta labor de impermeabilizar techos y paredes de las casas que se deterioran más rápido y se producen grietas, goteras y humedad.

De ahí la importancia de “ganarle” a la ya próxima temporada de lluvias y pensar en impermeabilizar tu casa para protegerla y evitarte serios dolores de cabeza. Recuerda que siempre será más barato prevenir que corregir.

Qué es un impermeabilizante

Es un material que tiene propiedades protectoras contra el paso del agua y la formación de humedad en los techos y paredes. Su función principal es proteger y prolongar la vida útil de cualquier construcción.

Cuando hablamos de impermeabilizar nos referimos a la aplicación de este producto sobre la construcción que tiene contacto con el agua y humedad. La casa o edificio, es “pintado” por varias capas del producto, es un sistema que lleva varias etapas.

En las casas y toda la industria de la construcción la aplicación de impermeabilizantes y selladores es fundamental para alargar la vida útil. Estos compuestos químicos protegen de la humedad materiales como el cemento, concreto, hormigón, ladrillo, yeso, granito, mármoles artificiales, estructuras metálicas, también resguardan contra el óxido y la corrosión.

Al impermeabilizar cualquier construcción se protege contra la intemperie, el sol, el aire y la lluvia, así como del deterioro natural que sufre por el paso del tiempo. Además, mantienen los lugares y ambientes libres de moho y humedad.

En el mercado de impermeabilizantes y selladores existen innovadoras y avanzadas soluciones. Los fabricados con base en poliuretano se recomiendan para obras civiles, porque reducen el costo de mantenimiento y reparaciones; su resistencia y durabilidad aumentan al añadirle a la aplicación una malla protectora.

Además, este compuesto se puede aplicar sin necesidad de utilizar algún recubrimiento. La principal ventaja de los impermeabilizantes de poliuretano es su flexibilidad.
También existe la oferta de impermeabilizantes denominados “inteligentes”, debido a que no requieren de la tela de refuerzo ofreciendo una tecnología molecular que los adapta a cualquier superficie, dándoles gran resistencia a la tensión, pueden ser diluidos sin perder sus características.

Alternativas en impermeabilizantes

Existen diferentes tipos de impermeabilizantes, los más recomendados son aquellos de alta calidad y duración:

Acritón impermeable: es un producto impermeabilizante de fácil aplicación para techos, y azoteas horizontales e inclinadas. Se aplica sobre superficies de concreto, mortero, asbesto o lámina galvanizada. Es un impermeabilizante fácil de aplicar, con pintura que refleja la luz solar y por su elasticidad no se cuartea ni se fisura, es 100% impermeable. El Acritón tiene la ventaja de estar listo para usarse, fácil y rápido de aplicar, es un sistema integrado que no necesita otro producto, económico, de rápido secado, no requiere mantenimiento, tiene gran resistencia al frío y al calor, no requiere de pintura protectora, no contiene asbesto ni asfalto, es elástico, tiene buena adherencia, posee resistencia química a la alcalinidad del cemento y a humos industriales, es totalmente impermeable, no forma una barrera de vapor y no es tóxico, salvo ingestión.

Asfálticos: Con una amplia gama de opciones, integran sistemas de impermeabilización flexibles a diversos climas, estructuras y resistencias. Son 100% impermeables, con una excelente adherencia que los hacen aptos para cualquier superficie expuesta a la intemperie. Ofrecen una elevada durabilidad, además son fáciles de aplicar y prácticamente no requieren mantenimiento. Los hay ecológicos y no tóxicos. Son resistentes a los rayos UV. Pueden ser aplicados utilizando membranas de refuerzo de poliéster.

Acrílicos: Son fabricados con base en resinas, pigmentos y microcomponentes cerámicos y se puede utilizar sin membrana de refuerzo. Se aplica sobre superficies de concreto, mortero, asbesto o lámina galvanizada. Es un impermeabilizante fácil de aplicar, por su elasticidad no se cuartea ni se fisura, es 100% impermeable.

Cementosos: Diseñados para impermeabilizar construcciones de concreto, mortero y todo tipo de mampostería en contacto con agua o humedad. Este tipo de impermeabilizante se usa en depósitos de agua como las cisternas, también en muros de contención, cimentaciones, sótanos y lugares con presión hidráulica. Evita la eflorescencia de salitre. De alta duración hasta que el concreto sea demolido o fracturado. Se recomiendan para climas fríos y templados. Son elásticos y resistentes a la intemperie.

Prefabricados: Aplicables principalmente en cimentaciones y obras civiles. Empleados para el tratamiento de puntos críticos de la impermeabilización como bajadas de agua pluvial. Es usado como revestimiento impermeable en sistemas de aplicación en frío. Este tipo de impermeabilizante proporciona gran adherencia a cualquier tipo de sustrato, así como elasticidad y resistencia. Los sistemas prefabricados sirven para impermeabilizar áreas con mayor rapidez, espesor uniforme y alta durabilidad.

La vida útil estimada de los impermeabilizantes varía de acuerdo con el producto. Los hay con una duración de tres hasta 20 años, su permanencia depende de la dureza, textura y desgaste de la superficie, de la frecuencia de empleo y tipo de corrosivos al cual se está expuesto en donde se aplica.

Al momento de elegir un método para impermeabilizar y sellar se recomienda considerar: La resistencia, la protección y adherencia sobre superficies metálicas, la resistencia en áreas contenedoras de agua, la resistencia a la exposición de los rayos UV e intemperie, la firmeza para soportar estructuras con movimientos de diversa intensidad, la flexibilidad para aplicarse sobre cualquier superficie, el bajo mantenimiento y la alta duración, la protección del ambiente, la alta elasticidad y secado rápido, la durabilidad y resistencia a la corrosión y el acabado estético.

Impermeabilizante ecologico: nueva tecnología en impermeabilizantes fabricado a base del recicle de llantas, su elasticidad permite soportar los movimientos estructurales de contracción y expansión normales de todas las construcciones. Posee excelente resistencia al intemperismo (cambios bruscos de temperatura, choque térmico, lluvia, ambientes salinos, etc. ). Está formulado con base agua , no contiene plomo, solventes tóxicos, ni materiales contaminantes. Por cada cubeta se contribuye al reciclaje de una llanta, ayudando a reducir el desgaste de la capa de ozono y calentamiento global. Durabilidad: hasta por 10 años.

Primeros pasos

Antiguamente, la forma de impermeabilizar los techos de las construcciones no contemplaba ningún tipo de material industrializado y se utilizaban materiales naturales.

Los techos de las antiguas haciendas, iglesias, conventos y casonas utilizaban el sistema de terrados que consistía en un entrepiso formado por viguería de madera, loseta de barro hecho a mano y una capa de tierra limpia compactada que lograba una inclinación aproximada de 40 a 80 centímetros, dependiendo del área de cada techo. Posteriormente se aplicaba una capa de ladrillo rojo recocido y finalmente se echaba una solución de alumbre que permitía lograr una superficie impermeable.

También durante mucho tiempo el chapopote fue utilizado de forma directa, tanto en azoteas como en cimentaciones, hasta que apareció en el mercado la lámina de cartón asfáltico (lamina de cartón muy grueso bañada con chapopote) que hacia la función de una membrana protectora e impermeable antes del enladrillado.

Pero en nuestros días ya no es necesario todo ese proceso para evitar que se inunde nuestra casa, basta con comprar una cubeta de impermeabilizante en una tienda especializada y dedicarle unas horas al techo o bien contratar a un experto para que realice esta tarea.

Actualmente existen tres sistemas en el mercado: tradicional o asfáltico (se aplica en varias capas como pintura), acrílicos (resina) y prefabricados (rollo que se fabrica en planta).

¿Cuándo hay que impermeabilizar?

¿Cómo saber cuándo debes dar mantenimiento al techo de tu casa? El cual seguramente alguna vez fue impermeabilizado o cómo saber si es necesario reemplazar el impermeabilizado.

Primero que nada debes observar sino existen grietas superficiales, descarapelamientos, aparición de zonas oscuras (en el caso de asfálticos). Todas estas son señales de que el acabado necesita al menos otra mano de impermeabilizante.

También, si en el sistema de impermeabilización aparecen grietas y otros defectos que lleguen hasta la loza o piso firme, es conveniente retirar esa impermeabilización y reemplazarla.

Hay que recordar que no debe haber goteras para impermeabilizar. Por eso es recomendable darle una revisión a nuestra vivienda, un mantenimiento correctivo es más caro que uno preventivo.

Cada techo o pared es diferente, por lo que se recomienda preguntar a un especialista o bien en las cubetas que contienen estos productos hay teléfonos para llamar y poder recibir asesoría antes de utilizarlos. La gran mayoría de las empresas que se dedican a vender impermeabilizantes dan asesoría gratuita como parte del servicio.

En las siguientes páginas web, puedes encontrar información muy completa sobre algunas de las empresas que se dedican a este servicio, comercializan los productos y ofrecen asesoría:

Pintura – Tema: Cómo Calcular Pinturas Barnices y Sellantes

Written by administrador on febrero 6th, 2012. Posted in Pintura

Pintura

¿Cómo calcular pintura, barnices y sellantes?

Para calcular la pintura, hay que saber que el tipo y estado de la superficie a pintar influya en la cantidad que se va a necesitar. Muros de yeso, por ejemplo, requieren de más cantidad, ya que se trata de materiales porosos muy absorbentes. Al igual que si la superficie es muy irregular (ej: ladrillo). Por el contrario, si la pared ya está pintada, requerirá menos pintura.

Si queremos calcular la cantidad de pintura que necesitamos para una pared, basta seguir este sencillo método:

1
Calcular superficie a pintar

Muro de ejemplo

Para calcular una superficie debemos multiplicar su ancho por el alto. Si una pared tiene ventanas o puertas se debe calcular la superficie de cada una de ellas y luego restarla a la superficie total de la pared.
Este ejercicio hay que repetirlo con cada pared, para así sumar el total de las superficies y entonces determinar cuantos metros vamos a pintar.

Ejemplo:

Tenemos una pared de 5 mts. de ancho por 2 mts. de alto. Si multiplicamos el largo por el alto, su superficie será de 10mts2. Si esta pared tiene una ventana de 1,5mts. de ancho por 1mt. de alto la superficie de ésta será de 1,5 mts2. Luego procedemos a restar la superficie de la ventana a la superficie de la pared:

    10 mts2 (pared)
– 1,5 mts2 (ventana)

————————————

= 8,5 mts2


En consecuencia, debemos pintar 8,5 mts2.

2
Rendimiento según variedad de pintura
Tipo de pintura   Rendimiento
Esmalte al agua 12 mts2 / litro
Látex 10 mts2 / litro
Esmalte sintético 13 mts2 / litro
Óleo 12 mts2 / litro

Podemos calcular la cantidad que requerimos de pintura, dividiendo la superficie total por el rendimiento de la pintura elegida:

mts2 % rendimiento = lts. requeridos

Ejemplo:

Si pintamos nuestra pared de 8,5 mts2 con Esmalte al agua debemos aplicar la siguiente fórmula:

 8,5 mts2 ÷ 12 mts2 = 0,7 lts.
 (superficie pared) dividido (rendimiento Esmalte) lts. requeridos
Quiere decir que para pintar la pared necesitaremos 0,7 lts. de pintura.
Si queremos hacer 2 manos o más, debemos multiplicar 0,7 (en este caso y según nuestra pared) por la cantidad de manos que queremos dar.
3
¿Cuántas manos de pintura debemos considerar?
Pared pintada con el mismo color 2 manos
Pared sin pintar
3 manos o más
Pared de material absorvente o irregular (ej: ladrillo)  3 manos o más
4
¿Cuánto diluyente utilizar?
Antes de pintar, debe diluirse la pintura según su tipo. Además, la cantidad de diluyente se calcula dependiendo de la herramienta con que pintemos.

Tipo de diluyente según pintura

Pintura Tipo de diluyente
Esmalte al agua

Látex

Esmalte sintético

Óleo

Agua

Agua

Aguarrás o diluyente sintético

Aguarrás o diluyente sintético

Cantidad diluyente según herramienta

Brocha o rodillo Pistola
5 %
de diluyente respecto
cantidad total de pintura
10 %
de diluyente respecto
cantidad total de pintura

Pintura – Tema: Cómo Repintar Superficie Metálica

Written by administrador on febrero 6th, 2012. Posted in Pintura

¿Cómo repintar superficie metálica?

Las superficies metálicas que han sido pintadas, sufren el deterioro normal originado por el uso y el paso del tiempo. Para que no terminen siendo afectadas en su resistencia por el óxido, es necesario repintarlas cada cierto tiempo, antes o después, dependiendo de la agresividad del medio ambiente.

Para que la nueva pintura cumpla con su misión protectora por largo tiempo, es preciso preparar adecuadamente la superficie antes de aplicar la pintura. Vea cómo hacerlo correcta y fácilmente con sus propias manos.
1
Eliminar el óxido
  • Eliminar el óxido y las impurezas mediante un escobillado intenso con escobilla de cerdas metálicas.
  • Terminar la limpieza emparejando con una lija de grano fino.
  • Revisar la ficha «Trucos para trabajar con lija»
2
Limpiar el polvo
  • Impregnar un huaipe o un trapo con aguarrás mineral y limpiar con él toda la superficie hasta eliminar los restos de polvo y grasas contaminantes.
  • Dejar secar bien.
3
Pintar con antióxido
  • Aplicar dos manos de anticorrosivo, dejando secar entre mano y mano.
  • Revisar la ficha «¿Cómo calcular pintura?»
4
Pintar con esmalte
  • Una vez que el antióxido haya secado bien (aproximadamente 12 horas), aplicar la pintura de terminación.
  • Usar óleo brillante o esmalte sintético, según la agresividad del medio ambiente (el esmalte protege mejor).
  • Para conseguir una adecuada protección, aplicar dos o más manos de pintura.

Pintura – Tema: Pintura Sobre Madera

Written by administrador on enero 22nd, 2012. Posted in Ebanistería, Pintura

Pintura Sobre Madera

 

 

Para poder realizar bien un trabajo de pintura son imprescindibles algunos conocimientos básicos. Muchas veces, por ser tan comunes y obvios se los da por conocidos y lo que es peor, se omite prestarle la debida atención.

El desconocimiento y el apuro que tenemos por ver terminado el trabajo son malos consejeros.

Si bien las técnicas son coincidentes entre la pintura de obra y la de pequeños objetos decorativos, aquí nos vamos a referir a la pintura de la madera y el metal en obra: puertas, ventanas, marcos, revestimientos, rejas, etc.

El tratamiento de la madera

  • Problema 1: El primer problema que se presenta está vinculado a la calidad de la madera. Una madera noble, dura, de vetas bien dibujadas admite el barniz y brinda un acabado hermoso, mientras que maderas blandas, con escaso juego de vetas, o muy deteriorada por el tiempo y la intemperie, nos anticipan un acabado dudoso con barniz. Por esta razón en el segundo caso, conviene inclinarse por las pinturas opacas, no transparentes. El barnizado, por requerir una técnica muy particular, será tratado más adelante.
  • Problema 2: ¿Madera nueva o repintada? Aquí se presenta el segundo problema.
  • Las instrucciones del fabricante, como la letra chica de los contratos suelen saltearse con frecuencia. Son tantas las ganas de ver la obra acabada que destapar la lata de pintura, mojar el pincel y dar una pincelada es una sola cosa. Y dada la primera seguimos, total se ve muy bien. Hemos sumado varios errores: aplicar pintura en el lugar más cómodo, frecuentemente a la altura del pecho, o el más cercano. Casi seguro que cuando vayamos para arriba nos ensuciaremos con esas primeras pinceladas, puestas en el lugar menos indicado. Otro error, no mezclar a fondo el contenido del envase y el que es peor, como la lata está destapada, leer las instrucciones se vuelve un poco difícil.
  • A veces, a esta altura hay chorreaduras que tapan el texto. Allí decía que si la madera es nueva hay que dar Fondo Blanco. Que si se trata de repintar, deben ser eliminados los restos de pintura vieja, etc, etc. Ya veremos cómo se debe proceder en cada caso.
  • Problema 3: Si lo que vamos a pintar está expuesto al roce, manoseo, limpieza frecuente, y sobre todo a la intemperie, necesitará más manos de pintura y mayor cuidado en su aplicación; mientras que si se encuentra en un lugar apartado (un tirante en el techo, puertas superiores de placares, taparrollos de persianas) el cuidado será menor sin que el resultado final se perjudique.
  • Otros problemas: La elección del color para las aberturas genera un problema de orden estético que no hace a la cuestión técnica. La solución fácil es jugar con los sobretonos oscureciendo los marcos. Pero antes de tomar cualquier decisión haga pruebas y no olvide que en la decoración se debe atender también a pisos, alfombras, cortinados y muebles. Lo que sí hace a la técnica es la elección relacionada a los tipos de brillo. Poner una pintura mate al exterior es condenarla a decoloración, veteado, agrisamiento y hasta descacarado prematuro.
  • Tampoco debe usarse el brillo mate para los lugares de mucho tránsito o sometidos a roces y manoseos frecuentes. La estructura superficial un tanto áspera, registra el tacto, y con el lavado enérgico a veces quedan marcas que diferencian las zonas restregadas y las que conservan la pintura natural. Los esmaltes semimate dan un acabado satinado, de buena dureza, poca permeabilidad a las grasas y con un bajo nivel de reflejos. Por estas razones son ideales para superficies de madera o metal interiores. Se pueden usar en exteriores pero son preferibles los esmaltes de alto brillo, ya que al reflejar la luz los rayos ultravioleta no los atacan tanto, de manera que la durabilidad es superior.
  • Tampoco se degradan los colores con lo que se logra vivacidad tonal por más tiempo.

Soluciones para el tratamiento de la madera

Cuando la madera es nueva. Por si no se acuerda de Sus Mejores Oficiales (ficha pintura, revista N° 6) masilla y lija. El éxito en pintura empieza por ellos. La madera nueva necesita ser lijada con grano mediano hasta quitarle todas las asperezas, pelusas, puntas de astillas. Luego con grano más fino se procede a lijar hasta que el tacto nos indique que han desaparecido todas las irregularidades y ha quedado muy lisa. Con un trapo se quita el polvo. Se puede humedecer, no mojar, con unas gotas de aguarrás ya que esto facilita la tarea. Si aparecen grietas, piquetazos, golpes, arañazos es conveniente ponerles masilla o enduido con una espátula y después lijar nuevamente hasta que quede nivelada y sin bordes desparejos.

La masilla de vidriero (tiza empastada con aceite de lino) no debe ser usada porque mancha y tarda mucho en secar. Tampoco se recomiendan las masillas de dos componentes (base + endurecedor) puesto que secan muy rápido en la madera, a veces no adhieren bien y son duras para lijar.

Lo mejor es el enduido que se alisa con facilidad o en caso de ser necesario, sobre todo para el exterior, se puede usar masilla al aguarrás que sirve para madera y también para chapa. Viene enlatada, con consistencia cremosa, lo que facilita su aplicación y se puede conseguir en color crema, gris o teja. Seca en un par de horas y se puede lijar bien. El polvillo debe ser eliminado totalmente.

La primera mano de pintura

Bajo la designación de fondo sintético blanco o base blanca para madera se consigue en ferreterías y pinturerías un producto que pocas personas conocen o bien, si lo conocen no están informados sobre las ventajas que represente su utilización. Si no la utilizó nunca, se dará cuenta de la diferencia que significa pintar sobre esta base blanca mate y de excelente adherencia.

Se remueve el contenido del envase de abajo hacia arriba, tratando de lograr total homogeneidad y con pincel, rodillo o soplete se aplica en capa fina y pareja. La estructura de la madera está formada por vetas duras y vetas blandas. Estas últimas son muy porosas comparadas con las otras y necesitan de algún elemento que las nivele y a la vez que le reste el poder de absorción. El fondo sintético blanco cumple esta función.

Al no tener resinas que le otorguen brillo, la superficie queda mate y levemente áspera. Pasadas 6 a 8 horas se lija con grano fino y una vez quitado el polvo el tacto nos dirá si hace falta otra mano. Por lo general con una es suficiente. Según la marca y consistencia a veces conviene diluir la base con aguarrás pero en poca cantidad ya que un exceso de diluyente hará perder las características fundamentales del producto: gran poder de nivelación y sellado y la dureza y adherencia.

Pintura – Tema: Cómo Remover la Pintura

Written by administrador on enero 22nd, 2012. Posted in Ebanistería, Pintura

¿Cómo remover la pintura de una habitación o mueble?

Remover la pintura es la solución perfecta para renovar con una nueva pintura una habitación o un mueble. A continuación te mostramos algunos trucos y consejos para que realices dentro de tu casa este trabajo de bricolaje carpintería.

Consejos de bricolaje para remover la pintura

  1. Para eliminar capas delgadas de pequeñas superficies, lijar mediante un taco de lija plano
  2. Si se trata de una moldura, utilice en lo posible un taco que tenga la forma de ésta.
  3. Para lograr mejores y rápidos resultados se utiliza un taladro al cuál se le acopla un goma con eje y este llevara una lija o metal dependiendo de la superficie se quiera remover. No utilices discos para remover si no tienes un gran dominio del taladro, ya que con un simple descuido se producirán depresiones difíciles de igualar.
  4. Existen acción abrasiva que no son tan peligrosos ejemplo: los de material resultan muy eficaces como los discos, Por blando (espuma o fieltro).
  5. Tanto los removedores cáusticos como los que contienen disolventes, deben aplicarse con grandes precauciones. Siempre se deben aplicar por sectores.
  6. Cuando el removedor a ejercido su de destrucción o disolución en la pintura, se quita ésta con ayuda de una rasqueta. Hay un procedimiento mejor y más efectivo, que es la proyección de aire caliente mediante aparatos especialmente diseñados.
  7. Si se utilizan fuentes de calor con llama, es importante que ésta no llegue a entrar en contacto con la pintura. Si ésta se inflama, hay que apartar rápidamente la llama y apagar la inflamación con un trapo húmedo. Cuando uses un removedor cáustico o disolvente, siempre usa guantes y lentes.
  8. Una vez reblandecida la pintura se procede a quitarla mediante rasquetas. En pinturas muy gruesas, seguramente se tendrán que repetir las operaciones más de una vez y complementarlas con otro sistema.

Pintura: Repintado de Madera o Metal

Written by administrador on enero 21st, 2012. Posted in Pintura

Carpintería

 

El repintado de la madera

 

Si no hay partes sueltas o ampolladas y la adherencia de la pintura vieja es buena, bastará con lijar toda la superficie a pintar y limpiar con un trapo y aguarrás (apenas húmedo). Luego, aplicar la primera mano del esmalte sintético elegido. Pasadas 6 a 8 horas, lijar nuevamente con lija fina para romper el brillo y volver a pintar. A veces, entre mano y mano suele haber desprendimientos de la pintura vieja porque la nueva “tira”. En estos casos hay que rasquetear con la espátula, masillar, dejar secar y lijar bien hasta que quede parejo el parche con el resto. Conviene repasar estos lugares con una pincelada de esmalte, para que tome color y se igualen las texturas. Después de un par de horas pintar todo.

Pintar cuando el deterioro de la madera es total

 

En el caso de que la pintura vieja se encuentre agrietada, quebrada, ampollada, con descascaramientos amplios, lo más probable es que toda la superficie se encuentre degradada y sea necesario en este trabajo de bricolaje quitar toda la pintura anterior.

  • Método 1: En seco. Espátula, lana o viruta de acero, lija. Es el método más limpio pero no siempre sale toda la pintura. Después de lijar, el enduído o la masilla pueden devolverle buena apariencia.
  • Método 2: Calor. Con un soplete de gas o una pistola de calor (parece un secador de pelo pero mucho más potente) se va calentando la pintura hasta que se empasta y se recoge con la espátula. Inconveniente: el humo que se desprende suele ser muy molesto v si se trabaja con soplete hay que tener cuidado de no quemar la madera.
  • Método 3: Usar removedor. Actualmente existen varias marcas que ofrecen un removedor gelatinoso que en cierta medida facilita su aplicación pero, como siempre, el inconveniente mayor estriba en el enjuague ya que son muy cáusticos y deben ser eliminados totalmente antes de pintar.
  • Método 4: Lavar con soda cáustica. Esta sustancia se disuelve de a poco en agua caliente en proporción de 1 kg en 6.litros. Se debe trabajar con guantes de goma y antiparras. Se aplica con cepillo de plástico duro, con mango largo para evitar salpicaduras. Una vez que está mojada toda la madera, se deja actuar unos minutos y la pintura vieja se desprenderá fácilmente con una espátula o bien escobillándola con una escoba de paja recortada. El enjuague es la parte fundamental del trabajo: mucha agua limpia y escoba por todos los vericuetos. No debe quedar ni el más insignificante vestigio del cáustico pues estropearía el trabajo final. Casi seguro que si llegó a este punto de la tarea y la madera es buena, tendrá fuertes deseos de rescatar el valor de las vetas y no taparlas con pintura. Su elección será el barnizado.

Pintar sobre hierro

Los metales juegan un papel importante en la construcción contemporánea. A nivel domiciliario, y sobre todo en casas y departamentos de reciente factura, la presencia del hierro y el aluminio son destacadas. Este último en estado natural sólo requiere cada tanto un bruñido con esponja de lana de acero superfina o si viene pintado de fábrica necesitará un lavado con agua y detergente neutro.

En cuanto al hierro de marcos, puertas, ventanas, mobiliario, etc. por ser más propenso a la corrosión necesitará un tratamiento más meticuloso.

  • Hierro sin pintar: La chapa de hierro con la cual se fabrican distintos enseres para la casa viene revestida con una fina película de grasa de protección que debe ser eliminada en su totalidad para poder realizar una pintura que sea durable.
  • Muchos marcos metálicos de puertas y ventanas traen una película de antioxido pero tan inconsistente que con rasparlos con la uña se desprende. Esto indica que por debajo hay rastros de grasa. Un rasqueteo y lijado a fondo se impone. Después un trapo humedecido en aguarrás hará el resto.

Antioxido o convertidor

El minio de plomo, sustancia de color naranja rojizo fue conocido desde la antigüedad como el antioxidante del hierro. Su fama llega hasta hoy ya que en algunos países se identifica a cualquier antioxido con ese nombre.

Las pinturas llamadas antioxido, lejos del minio, pero con efectos sorprendentes para retardar la formación de corrosión en los metales ferrosos, son muy utilizadas actualmente. Se aplican a rodillo, pincel o pistola sin que sean necesarios conocimientos especiales. Salvo excepciones fundadas no se debe diluir ya que así conserva su grado de máxima dureza y adherencia. En caso de necesidad el producto admite ser diluido con aguarrás de buena calidad.

Dos manos cruzadas brindan mejor resultado que una sola ya que el efecto antioxidante depende de la ausencia de porosidades y el espesor de la capa. El secado se produce en una hora para el tacto y en 6 a 8 hs para máxima dureza. No es necesario lijar entre manos, pero sí después de la segunda, antes de pasar al acabado, para eliminar rastros de pinceladas y cualquier granulosidad.

El convertidor de oxido

Es un producto de generación más reciente que también evita la transformación del metal pero debe ser utilizado cuando ya está avanzado el proceso de corrosión. El convertidor actúa demorándolo por un lado y transformando el óxido superficial en sustancia inerte incapaz de seguir atacando.

Luego se aplican dos manos de convertidor, respetando los tiempos de secado.

Cuando se habla de lijado de metales hay que recordar que la lija común para madera y paredes no sirve para el hierro. Se debe utilizar tela esmeril que resistirá mejor la dureza del metal, y para acabados, lija al agua que se presenta en otras medidas de granos y con un encolado especial que permite sumergirlas en un recipiente con agua cada vez que se empasten. También brindan buenos resultados las almohadillas abrasivas. Son algo más caras pero en la chapa, tienen un rendimiento superior a las lijas de madera.